Qué es la Masonería

La Francmasonería, institución esencialmente filantrópica, filosófica y progresiva, tiene por objeto la búsqueda de la verdad, el estudio de la moral y la práctica de la solidaridad; trabaja en la mejora material y moral, en el perfeccionamiento intelectual y social de la humanidad. 

Quiere conseguir una fraternidad universal. Sus principios son la tolerancia, el respeto de otros y de sí mismo y la libertad absoluta de conciencia.

La Francmasonería tiene a la moral por independiente de toda religión u otro concepto metafísico; no impone ningún límite en libre búsqueda de la verdad. Está abierta a todos los seres humanos, cualquiera que sea su nacionalidad, su origen, su creencia y su sexo. Considerando que las concepciones metafísicas están incluidas en el ámbito exclusivo de la valoración individual de sus miembros, niega toda afirmación dogmática.

Concede una importancia fundamental a la LAICIDAD.

Su divisa es: LIBERTAD, IGUALDAD, FRATERNIDAD.

.·.

Consciente de su perpetuidad, la Francmasonería se eleva sobre todo dogmatismo, en particular, religioso, de toda escuela filosófica, de todo partido político.

Declara que el trabajo es un deber esencial de la persona. Honra también el trabajo manual y el trabajo intelectual. Sus templos son escuelas mutuas de educación y enseñanza.

Por sus enseñanzas, se esfuerza en desnudar a sus adeptos de todo prejuicio, en inculcarles el amor de la verdad, la belleza y el bien, en enseñarles a pensar, decidir, a dudar.

Recomienda a sus iniciados acercarse todo lo posible, rechazando toda división; pretende desarrollar en ellos sentimientos de afecto y dedicación fraternal que constituyen el vínculo más potente entre los Francmasones.

Su fuerza reside integramente en el valor moral e intelectual de sus miembros y en el cumplimiento de una disciplina voluntaria que ellos mismos se imponen.

Heredera de las antiguas sociedades iniciáticas por algunos de sus ritos o sus símbolos, la Francmasonería es una sociedad de pensamiento. Reúne a las personas de buena voluntad, cualesquiera que sean sus diferencias sociales o intelectuales, con el fin de construir a una mejor sociedad y más esclarecida.

.·.

La Francmasonería no da ni consigna ninguna acción, ni dirige ni impone ninguna forma de pensamiento. Ninguno de sus miembros son captados por una opinión respecto al mundo profano. Cada uno conserva así su total libertad de valoración e intenciones. Sólo se le le pide buena voluntad y trabajo en la libre búsqueda de la Verdad. Sin embargo, cada uno tiende a descubrir su propia Verdad. la búsqueda espiritual del Francmasón es también el símbolo del Amor y la Perfección.

Imprimir

 For web design services visit website design toronto for more information